En el mundo, las motos de doble propósito u on-off (aquellas que tienen aptitudes tanto para el asfalto como para el off-road) están creciendo en función de una necesidad de los usuarios de contar con una moto polivalente que se pueda utilizar tanto en la ciudad como para salir de viaje por ruta y circular por caminos naturales si es necesario.

Está claro que este tipo de motos tienen un poco de cada segmento, no son estrictamente “callejeras” ni son para subir una montaña, pero permiten cierta aproximación.

En noviembre del año pasado, Kawasaki mostró en la feria EICMA en Milán, (el salón de motos más importante del mundo) la Versys-X 300 ABS, la menor de la familia Versys de sport-touring compuesta por la 1000 y la 650.

A menos de un año de aquella presentación, Juki, el importador de la marca japonesa en la Argentina, lanzó este nuevo modelo.

El nombre Versys está formado por la contracción de las palabras en inglés versatile y system (sistema versátil), y de eso se trata, una trail asfáltica dúctil que llega para competir en un segmento, el bajo de la gama media, donde, hasta el momento casi no hay oferta.

El diseño es funcional pero con cierto estilo elegante por partes iguales, facilitando el aspecto aventurero y a la vez con una amplia protección frente al viento.

Los conductos de aire situados bajo el faro delantero ayudan a reducir la acumulación de aire caliente frente al conductor generando una sensación más agradable.

El depósito de combustible contribuye a la imagen y a la función de aventura, a la vez que mantiene un diseño delgado. El gran asiento con una notable diferencia de altura entre el conductor y el acompañante ofrece buena comodidad y confort con una funda de asiento cosida a partir de varias piezas.

El portaequipajes, con agarraderas fáciles de usar y ganchos con correas para llevar más equipaje, es de gran utilidad.

Las suspensiones de largo recorrido, el manillar ancho y un asiento bajo ayudan a la maniobrabilidad.

El motor de la Versys-X 300 es un bicilíndrico en paralelo de 296 cc refrigerado por líquido que ofrece una potencia máxima de 40 CV a 11.500 rpm y un par motor máximo de 25,7 Nm a 10.000 rpm. Kawasaki ha optimizado este motor que ya utiliza la Ninja 300 para que entregue la potencia a bajo y medio régimen y con estas cifras ofrecer una buena aceleración y velocidad máxima. En este aspecto juega un papel importante la avanzada inyección digital de combustible, que ayuda a controlar el arranque en frío a la vez que proporciona una buena respuesta del acelerador.

Los inyectores y doble válvula de admisión contribuyen a un consumo más eficiente y gracias a un depósito de combustible con capacidad de 17 litros permite una buena autonomía que la marca ubica en los 400 km. La moto presenta un diseño exclusivo del sistema de escape que ayuda a mantener el colector de salida de gases cerca del motor, aumentando la protección frente a los elementos naturales. El radiador presenta una cubierta exclusiva del ventilador que permite dirigir el aire fuera y bajo el motor, reduciendo el calor que se dirige hacia el piloto y el pasajero generando una sensación más agradable.

Un detalle muy importante que incorpora la Versys-X 300 es el embrague anti rebote para ofrecer un plus de seguridad en terrenos con poco agarre. También dispone de una caja de 6 marchas.

El bastidor o chasis presenta una estructura simplificada con soportes finos y orificios para aligerarlo. El motor se usa como un elemento destacado del bastidor, lo que mejora la potencia a la vez que mantiene el peso bajo.

En la parte trasera dispone de suspensión Uni-Trak de carrera larga y conexión inferior con un monoamortiguador a gas y una precarga ajustable lo que ayuda a garantizar la estabilidad de la conducción y permite al piloto alcanzar el suelo con facilidad, aumentando el confort. El montaje del amortiguador trasero y la sección posterior del bastidor se construyeron con mayores cantidades de soportes y una mayor superficie para aumentar la rigidez. En la parte delantera cuenta con horquilla Showa de 41 mm de recorrido que facilitan una buena sensación de tren delantero y proporciona comodidad en diversos tipos de rutas. Un gran plus es su amplio ángulo de giro, que facilita la maniobrabilidad a bajas velocidades. La Versys X-300 se comercializa en Argentina con sistema de frenos con ABS.

El instrumental ofrece un indicador digital de marcha engranada, combustible restante, consumo instantáneo, media de consumo y un indicador ECO que permite una autonomía de unos 400 kms.

La gama de colores está compuesta por Verde Candy Lime/Gris Metallic Graphite, y Gris Metallic Graphite/Negro Flat Ebony.

El precio es de US$ 13.500, un valor elevado para este mercado. Habrá que ver qué sucede cuando llegue una de sus rivales directa, la BMW 310 en versión GS.

Un sistema que brinda seguridad

La Versys-X 300 viene equipada con embrague antirebote. Se trata de un sistema derivado de las motos de competición del MotoGP. Cuando se bajan cambios violentamente, este sistema evita que la rueda trasera se bloquee y comience a saltar por efecto de la brusca desaceleración provocando la pérdida de control de la moto.

Ficha técnica

Motor de 4 tiempos, bicilindrico en paralelo, de 296 cc, DOHC, 8 válvulas: refrigeración líquida; alimentación por inyección; arranque eléctrico; lubricación forzada en cárter húmedo; potencia máxima 40 CV a 11.500 rpm; par motor 25,7 Nm a 10.000 rpm; transmisión de 6 marchas. Freno delantero a disco lobulado de 290 mm con pinza doble pistón; freno trasero a disco lobulado de 220 mm con pinza doble pistón con ABS; suspensión delantera con horquilla telescópica de 41 mm y recorrido de 130 mm; suspensión trasera con sistema Uni-Trak, precarga ajustable, recorrido de 148 mm.

Cambié la Moto
Me fui de Viaje
Ellas van en Moto
En las Pistas
Visita MotoEscaner